Líneas Romero

Un horizonte de dunas a tu alcance: el Parque Natural de Corralejo

Líneas Romero

¿Te imaginas un horizonte de dunas donde el azul intenso del mar contrasta con la arena dorada? Piérdete en un paraíso desértico y vive una aventura en un espacio único. El Parque Natural de Corralejo es un desierto en Fuerteventura y, ¿sabes?, puedes visitarlo también desde Lanzarote porque está en la zona norte, la más próxima a la isla. Sólo le separa de ella un brazo de mar conocido como estrecho de la Bocaina, que tiene una longitud de 15 kilómetros.

Si estás en Lanzarote, hay líneas regulares con salidas continuas o excursiones diarias con guías que permiten desplazarte durante tus vacaciones a este mágico parque natural de una manera cómoda y relajada. Viajar de una isla a otra del archipiélago es muy sencillo y solo tardas 45 minutos navegando.

Las Dunas de Corralejo es el nombre de este bonito espacio natural protegido de 2.600 hectáreas. Está en la zona norte de la isla y es uno de sus principales atractivos turísticos. Son las dunas más extensas del archipiélago canario. Estudios geológicos han comprobado que estas acumulaciones de arena tienen un origen orgánico porque han sido creadas de la disgregación y pulverización de conchas de moluscos y de otros organismos marinos con esqueleto externo que vivían bajo el mar, murieron, y las corrientes marinas y el viento los han arrastrado hasta el noreste de Fuerteventura. ¡Es realmente impactante!

El Parque Natural de Corralejo alberga una gran variedad de aves. Junto al Islote de Lobos ha sido declarado Zona de Especial Protección de Aves. Entre montículo y montículo de arena hay una vegetación autóctona y una flora endémica formada por especies propias de canarias y de otras islas del Océano Atlántico, como Madeira, Las Azores o Cabo Verde.

Existe un camino que atraviesa la zona de dunas y que, pasear por él, es una auténtica maravilla para todos los sentidos. Se llama Malpaís de Tía Seca y tiene ocho kilómetros.

Parque Natural de Corralejo.

Las playas de esta zona son impresionantes, con arena fina y dorada, y unas aguas cristalinas que piden a gritos que te zambullas en ellas. Además, seguro que encuentras tu sitio alejado de la multitud. Esta playa es tan extensa que es difícil cruzarse con alguien. De hecho, es uno de los enclaves turísticos más importantes y a la vez menos masificados de la isla. Te sentirás como un auténtico beduino en pleno desierto, y no es una sensación muy descabellada porque a esta zona solo le separan 95 kilómetros en línea recta del desierto del Sáhara, en el continente africano. 

Pero Corralejo tiene mucho más que ofrecer. Desierto, playas, naturaleza y un pueblo precioso. La parte antigua del núcleo urbano, la que rodea al muelle chico, tiene un paseo con restaurantes y locales comerciales junto a una cómoda y tranquila playita. Junto a esta zona de paseo, a menos de un kilómetro de distancia, se encuentra el muelle deportivo de Corralejo, donde, si eres de los más atrevidos, podrás alquilar tablas de surf, motos acuáticas o, incluso, lanchas a motor.

Corralejo tiene un ambiente muy animado, con centros comerciales, parques de atracciones y otras actividades que ofrecer al turista. Además de una vida nocturna de las más dinámicas.

Si tu destino es Lanzarote, viajar a Fuerteventura es una muy buena opción. Podrás conocer otra isla gracias a un cómodo y corto viaje en ferry, admirar otros paisajes, bucear en unas playas paradisíacas y descubrir un Parque Natural único en el mundo.

Mercadillos Lanzarote y Fuerteventura

SHARE THIS STORY |