Líneas Romero

Qué hacer en Isla de Lobos. Naturaleza salvaje en estado puro.

Líneas Romero

¿Te imaginas una isla perdida en el Océano Atlántico, salvaje y prácticamente sin la huella del hombre? Pues déjanos decirte que esa isla existe y que la puedes visitar fácilmente durante tus vacaciones. Es la Isla de Lobos, tiene 4,5 kilómetros cuadrados y está a 2 kilómetros de la costa de Fuerteventura y a 8 de Lanzarote. Es un Espacio Natural Protegido en su totalidad, uno de los primeros del archipiélago junto con las Dunas de Corralejo.  

Si eres amante de la naturaleza y te gusta lo auténtico y lo salvaje, sin duda, debes visitar este islote. ¡Te sorprenderá!

Cómo visitar la Isla de Lobos

Existen agradables excursiones que salen desde Corralejo (Fuerteventura) o la Marina Rubicón (Lanzarote), navegas en catamarán hasta el islote y luego te desplazan en zodiac hasta la orilla de la isla. Allí te dejan tiempo libre para disfrutar a tu aire y explorar el entorno,  o relajarte en una de sus playas vírgenes. En algunas de estas excursiones, puedes también comer una deliciosa paella abordo, disfrutar de barra libre de bebidas o practicar actividades acuáticas porque te prestan gafas de buceo e incluso kayaks.

Qué hacer donde no hay nada que hacer

La Isla de Lobos tiene un centro de interpretación muy interesante, donde te informarán de los valores naturales de esta zona protegida. Además, hay una maqueta de la isla que te será muy útil para orientarte si decides explorar el territorio. Aquí también podrás descubrir el motivo del nombre de la isla.

¿Sabes por qué se llama Isla de Lobos? Antiguamente, era el hogar de una gran colonia de lobos marinos, focas monjes, pero que acabaron por extinguirse. Hoy hay dos corrientes enfrentadas. Una que defiende la repoblación de esta especie en la zona y otra que está en contra. Estos animales consumen diariamente entre 30 y 40 kilos de pescado cada uno, por lo que la mayoría de pescadores de la zona no quieren ver reducir los recursos marinos.

Playa La Concha

La principal playa del islote y, para nosotros, la más espectacular, se llama La Concha. Está a 10 minutos caminando del embarcadero más próximo a Corralejo y a poco más de 15 minutos del Puertito de Lobos. Es una playa de arena fina, ancha, cómoda, y semicircular. Sus aguas están prácticamente siempre calmadas y son muy cristalinas, tanto que reflejan una gama de azules impresionante.

isla-de-lobos.jpg

Puertito de Lobos

Puertito de Lobos es una zona con pequeñas casas de pescadores y un peculiar muelle de madera. El agua es también muy transparente, tanto que parece un acuario natural. El puerto está lleno de peces y el mar está prácticamente siempre muy tranquilo, con alguna que otra barquita de pescadores o turistas fondeada. En esta zona es donde está el único restaurante o sitio donde comer de la isla. Pescado frito o paella suelen ser los platos del día. Si decides visitar Isla de Lobos sin ninguna excursión organizada, te recomendamos que reserves tu menú justo cuando llegues, de lo contrario, podrías quedarte sin comer.

Volcán de La Caldera

Antes de tumbarte al sol y disfrutar del relax y la paz, puedes hacer una excursión hasta la cima más alta del islote. El volcán de la Caldera tiene 127 metros y subirlo y llegar a la cumbre es realmente reconfortante. Desde la corona podrás divisar Lanzarote y Fuerteventura, y sentirte un verdadero naufrago en medio del Atlántico.

Faro

A través de un sendero de tierra, podrás desplazarte hacia el otro extremo de la isla, hacia el antiguo faro. Estuvo habitado hasta 1968, y ahora funciona pero de manera automática. Para llegar a él solo podrás hacerlo por el camino marcado. Tardarás aproximadamente unas dos horas de ida y vuelta a un ritmo suave.  La ruta puede ser circular. El lado este te permite ir más cerca de la orilla del mar, mientras que el oeste es un trayecto más de interior. Debes seguir el itinerario en todo momento. No puedes andar a tu antojo. Se trata de una zona protegida con un ecosistema sensible que hay que respetar al máximo.

Es un rincón de gran valor paisajístico natural. Visitarlo será, sin duda, la guinda de tus inolvidables vacaciones en Canarias. ¡No te lo pierdas!

Gastronomía Lanzarote

SHARE THIS STORY |