Líneas Romero

Excursión a la Montaña de Tindaya

Líneas Romero

Uno de los más mágicos paisajes de Fuerteventura se encuentra en la Montaña de Tindaya. Mágica no solo por la belleza de sus colores sino también por la historia que cuentan los grabados de los antiguos aborígenes que la habitaban. Por ello, si vistas Fuerteventura, ¡no puedes perderte una excusión a la Montaña de Tindaya!

Monumento Natural de Montaña Sagrada de Tindaya

Al noroeste de la isla de Fuerteventura emerge una montaña solitaria en el Llano de Esquinzo (municipio de La Oliva), llamada Montaña de Tindaya. Con sus 400 metros de altura y su forma cónica realza un paisaje árido y llano a su alrededor. Su ubicación la hace visible desde diversos puntos del norte de la isla y es fácilmente reconocible por su color y su peculiar forma.

Tiene un gran valor arqueológico ya que en ella se aprecia el valor sagrado que tuvo para los antiguos aborígenes que habitaron la isla y quienes le atribuían propiedades mágicas. En las piedras se preservan 300 grabados rupestres, huellas de pies orientadas hacia el Teide en Tenerife, que en días despejados puede observarse desde la cima.

La Montaña de Tindaya está declarada como Bien de Interés Cultural por su riqueza arqueológica pero también como Monumento Natural y Punto de Interés Geológico y forma parte de la Reserva de la Biosfera declarada por la Unesco en mayo de 2009 como otros paisajes protegidos de Fuerteventura.

La flora de la montaña de Tindaya destaca por su valor endémico característico de las Islas Canarias. La concentración de la humedad a causa de los vientos alisios favorece el desarrollo de especies como el Jorao, la Cuernúa, entre otros. En cuanto a la fauna, es posible observar aves como la avutarda hubara, el corredor sahariano, el camachuelo trompetero… Algunas especies de aves están catalogadas como raras o en regresión en el Archipiélago. Dentro de los mamíferos destaca la musaraña y entre los reptiles el lagarto atlántico, la lisneja y el perenquén majorero.

Cercana a la montaña se encuentra la Cueva del Bailadero de Las Brujas, donde la tradición cuenta que hombres y mujeres llegaban allí para realizar rituales. Es una cavidad natural que forma parte de un tubo volcánico donde las leyendas toman un gran protagonismo.

¿Cómo llegar a la Montaña de Tindaya?

Para llegar a la Montaña de Tindaya, desde cualquier punto de la isla, hay que dirigirse hasta el municipio de La Oliva, incluso si estás Lanzarote. Cada día parten de Playa Blanca en Lanzarote los ferries hacia el Puerto de Corralejo en Fuerteventura.

Para acceder a la montaña hay que solicitar un permiso a la Consejería de Medio Ambiente del Cabildo de Fuerteventura, este trámite se puede realizar en las oficinas de Puerto de Rosario y Corralejo (Tenencia de Alcaldía).

Al pie de la montaña, en la cara sur está el pueblo de Tindaya donde es posible recorre las tiendas para comprar provisiones para la excursión. Muy importante es aprovisionarse de abundante agua ya que el calor es intenso y no hay muchas posibilidades de refugio.

Hacer senderismo hasta la cima puede llevarte un par de horas, por lo cual es importante prever mucho tiempo y saber que tiene dificultad media-baja, debido a la pendiente y que encontrarás de camino muchas cosas interesantes para ver. El sendero para subir comienza en la cresta suroeste de Tindaya, donde hay un cartel con información sobre el Monumento Natural.

Es de obligado cumplimiento seguir en todo momento el camino marcado para conservar intacto el Patrimonio. Son aproximadamente 2 km de recorrido y para quienes les gusta hacer senderismo se verán gratamente recompensados al llegar a la cima desde, en días despejados, pueden verse las siluetas del Teide (Tenerife) y del Pico de Las Nieves (Gran Canaria).

Además, en la cima pueden apreciarse los grabados rupestres, llamados podomorfos por su forma de pies. En este lugar sagrado para los Majos, se rezaba a los dioses o se impartía justicia.

Al pie de la montaña se encuentra la cueva del Bailadero de las Brujas que, como hemos comentado es un lugar lleno de leyendas donde, según relatan los que las conocen, se realizaban rituales de iniciación y prácticas de brujería.

Llegar a la costa de Tindaya

Existe un sendero que antiguamente se utilizaba para comunicar los pueblos de la costa con los del interior. Este sendero tiene una dificultad media y une el pueblo de Tindaya con los pueblos de costa, llegando hasta El Cotillo. Es un recorrido de 15,2 km y que se recomienda realizarlo bien provistos de agua y muy pronto por la mañana ya que el sol apremia y escasean los refugios a la sombra.

El sendero atraviesa el Llano de Esquinzo siguiendo el cauce de un barranco, donde durante el trayecto se podrán ver hornos de piedra utilizados para la obtención de cal, aljibes, las gavias, palmeras canarias, etc., se llega hasta la playa de Esquinzo.

La costa hacia el norte es abrupta, el mar golpea con energía sobre una costa de acantilados que se intercalan con barrancos que desembocan en el mar y crean playas salvajes. Para llegar a El Cotillo basta con seguir un sendero acondicionado dirección norte. Para realizar este recorrido se tarda un tiempo medio de cuatro horas y media.

 

La historia y la cultura están presentes en este lugar mágico de la isla de Fuerteventura: Conocer estas historias y visitar estos parajes nos da cuenta de cómo era la vida en tiempos remotos. La Montaña de Tindaya en Fuerteventura es una experiencia inolvidable en un paraje maravilloso que no debes perderte.

SHARE THIS STORY |

También te puede interesar